Translate

sábado, 27 de octubre de 2012

¿TOCARÁ DEL AMOR LA ESPERA?




Aventurarse en un río de angustias
haciendo del dolor una balsa
del recuerdo los remos
y del amor la espera.

Tocará bogar por remansos y por rompientes
por las aguas mansas de tus ojos,
estrellando en las rocas las ansias
de estas manos que ya duelen, de tanto no tenerte.

Tocará sentir en el alma la aridez del camino
El hielo seco que hiere, como hieren las noches sin ti
En este hogar frío de dolor punzante
Donde la leña, aun aguarda  por la quema.

Tocará hacer de tu recuerdo las ganas
para sortear remolinos, cascadas, y borrascas
Buscando a mitad de mí desventura
Tus brazos amantes para orillarme en su arena.

Y tocará tenderme, extenuado y de cara al sol
llegado a destino, mirando en el cielo tan solo tus ojos
Recorrer con la mente un camino de muerte
Y sentir que me tomas, en tu regazo mi amor.


Delalma
23/10/2012 12:14 a.m.



Lee todo en: Poema ¿TOCARÁ DEL AMOR LA ESPERA?, de Delalma, en Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-204023#ixzz2AWp6d2Sm

CUANDO ACABE EL TINTICO




 ELEGÍA

Te esperaba muerte, ya habías tardado tanto
Siendo una quimera antes… te temía
Pero no por mí, si no por ella
Ahora que eres realidad, ahora no te temo.
Son tantas las veces que nos vimos cara a cara
Y esta que es la última, por mi parte…
Más que casualidad es perversidad…
¡No te lo esperabas!... eh?
¡Procura que esta  vez yo no escape
No sería digno de tu alta investidura
Tras de mí correr con tu pesada saya
Ya no sería renuncia, burla parecería!

Hoy quiero olvidarme de la poesía
Y conversar contigo de las cosas que viviera
Han  sido tantas las pasiones y aficiones de mí vida
Que dejaron muchas de ellas
Huellas y aflicciones constreñidas.
Mas, ahora que todo se termina
Solo una cosa quiero rescatar
De las secanos de mi doble vida
Y es ese río que reverdeció mis llanos
El agua fresca que inundó mis mares,
Siendo fuego y tibia brisa en mis necesidades
En los avatares de mi desconsuelo
Salvando alma y vida…
¡Sí!... ¡fue ella quién lo hizo!
Con más amor del que debía.

 Yo debo estar agradecido de este mundo
Y de todo lo que aquí yo consiguiera,
Del brazo contigo debo irme…
Olvidando en ese lapso lo que dejo
Pues si algo tuve
En mis manos
Cual escarcha, solo su recuerdo queda.
Sin lamentar entonces pues
Lo que nunca tuve.
Yo conocí, cara y  cruz de todas las medallas,
Conocí el día y la noche, el sol y la luna
La cima y el abismo, la riqueza y la pobreza
El río y el charco, el mar y la bahía
La admiración y la indiferencia
El amor y el odio
La traición y la lealtad;
La guerra y la paz.

Yo me voy contigo muerte…
Pero que ella, no te pase por la mente
Más por el contrario…
Quiero que en cada primavera
Pongas en sus manos, de las rosas
¡La primera… la más bella!,
¡Y la buscas y la encuentras y la entregas!
Fíjate que yo, me voy, antes de mi tiempo,
¡Ese es mi regalo para ti!...
Porque ahora sin trabajo me consigues
Y esta vida yo debo abandonar
Porque ya no es mía,
¡Se fue tras de aquella… la que más quería!
Porque ahora… fragmentadas las promesas
Yo no me olvido de las mías:
“quererla más allá de la muerte”
¡Con un amor de cadenas irrompibles!
No… no le tires agua al monitor
Déjame que escriba todavía, total será
La última vez que mis dedos
Besen el teclado, queriendo el beso de sus labios alcanzar
El mismo teclado del que mil versos salieran
En busca de sus ojos, su sonrisa…
La alegría de su corazón y de su alma.

Quiero brindarte en ésta elegía
La oportunidad que tanto has buscado de matarme,
Mientras te aseguras de que el tajo sea limpio
En este cuello que su boca ya no podrá besar
Ni en sus sueños, ni en su cama.
Pero quiero hablarte un poco de ella…
Escucha… su nombre es Alejandra…
Y las gotas de agua lo repiten cadenciosas
Cuando tintinean golpe a golpe con las rocas,
Para ser un romance,  cuando llega al llano.
¡Y su pelo!… ja!...  ¡mariposas al viento liberadas¡
Sus ojos son tan lindos y su mirada tan dulce
Que roba las miradas de las flores…
Y qué te digo de su risa… a ver…
¡Son campanas repicando en día domingo
Llamando a misa y a la comunión!
Quisiera, quisiera… seguirla describiendo…
Pero la verdad, sabes?...
 Ya no sé qué más seguía,
Aparte de su cuello y…
Sus maduros, rosados y tibios senos…
Palomas mensajeras del amor y nada más.
Lo demás ni te lo nombro…
Porque sería insensatez a juicio mío.

No seas impaciente…
El tintíco aun está por la mitad
Esperando de mí, el último sorbo
Para partir en soledad…
Aunque… ahora ya no tanto
Porque tú estás conmigo.
¡Baja esa hoja que ya me atormenta!...
Y déjame fumar un cigarrillo
Vieja querida y conocida mía.
¡Oye!… yo recuerdo ahora
Lo que mi madre contaba…
Que la primera te gané, apenas nato;
Pero la que más recuerdo yo, será por ser la más difícil
O quizás por ser la edad, de la primera novia… esa
Te gané debajo de las ruedas del tranvía,
¡El acero que casi mi cuerpo cercenaba
Pero con un quite de estampa torera…
Te arranqué mi vida, y ese volapiés se te fue en falso!
Y para qué las de los carros y las motos,
Esas fueron muchas.
Dirás que manejaba como un loco
¿Pero quién no es loco en esta alocada vida pasajera?
La primera de la moto la recuerdas?
¡A una milésima mi cuello de tu hoja!
Pero en el choque, un ángel me salvó de tu guadaña
Elevándome por encima de aquel carro, que
Imprudente se cruzara en mi camino.

Seguro que también te acuerdas de esta…
Cuando mi pierna hizo el quite a la bala
Dirigida a mi corazón…
¡No… no has podido conmigo cuando me buscaste!
Las otras ya vagabundeando por el cielo…
Me has tirado contra el suelo
Y contra los árboles y en las matas con espinas….
Pero nunca te maldije… ¡qué suerte! Es lo que dije.
Mira ahora… conversando como dos buenos amigos
¡Siéntate muerte loca… descansa… aun no es hora!
Siente el aroma del tintíco y besa
Besa el aire de ese aroma que beber no puedes….

Como yo beso en el aire su aroma de mujer
Y beber tampoco puedo ya, de sus labios el querer.
Aun nos queda tiempo… pero ya no quiero pensar en ella…
Porque aún yéndome contigo
Su recuerdo irá conmigo
Y a ella… no podrás matarla.
Quiero que mi cuerpo se consuma
Con el pavoroso fuego del incinero.
Quiero irme acostumbrando
Al  eterno fuego del infierno…
Si… creo que ya es hora
Prepárate bien, quiero el tajo limpio
Con la bala enmascarada de guadaña,
Y mátame de un solo golpe
O ya no podrás matarme.
Siento la firmeza de mis manos
Porque ya no tiemblo al escribir…
Mira… yo recuerdo que con ella… apenas la veía…
¡Yo era un manojo de impulsos encendidos
Y los ojos me brillaban… y mi cara…
 Arrebol de claveles y geranios escarlata!
Ahora estoy solo, más que en el día que nací
¡Arráncame esta vida que no me sirve más!…
¡Llévame distante… lejos… muy lejos…
Vágame por los páramos helados de tu reino
Quitame venerable amiga este sufrimiento
Llévate el alma de Delalma
Porque el corazón ya fue entregado
Y vuelto, despedazado.
Que no crezca la hierba mala
En los humedales de mis ojos!

¡Nada tengo que llevar… nada!
Pero me voy feliz muerte trapera
Porque me voy mirando… los ojos de ella…
Voy por un trago…
¡No te muevas! ¡será... cuando acabe el tintíco!...

Delalma
04/10/2012 04:23 p.m.




Lee todo en: Poema CUANDO ACABE EL TINTICO, de Delalma, en Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-200377#ixzz2AWnxCV67

DESPLEGANDO TUS ALAS…




Mi corazón se siente satisfecho 
de haberte amado y nunca poseído;
así tu amor se salva del olvido 
igual que mi ternura del despecho
Miguel Ángel Buesa


Como las avecillas viajeras de albos y oscuros colores
Que al final del verano se marchan, así, tú
a la primera ventisca de otoño… alzarás el vuelo.
Cosquilleando tibias en mis temblorosas manos…

Dejarás el recuerdo de tus blancas plumas.
Y trigal exangüe será mi pecho, sin un solo grano
Siguiéndote impávido por el cielo, desde mí orilla,
Altanera, por los buenos aires irás, zahiriendo el amor…

Desplegando tus alas, con un rumbo nuevo.
Esperaré distante, ingrata, tu eventual regreso
Y en mis desvaríos, perturbado, te llamaré lejano;
Prendida en mis ojos, aun, la Venus de Milo en tu cuerpo.

Entrado el invierno en mi corazón y mis sienes
Los lirios y los arrayanes vestirán mi lucera ya sin primavera
Álgidas me alcanzarán las noches, de otros tiempos ardientes,
Sabré entonces que la hora de liar el petate, al fin ha llegado.

Delalma
13/09/2012 12:17 a.m.



Lee todo en: Poema DESPLEGANDO TUS ALAS…, de Delalma, en Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-196272#ixzz2AWmSxNIj

...CON EL ROCE DE MIS LABIOS



Fui tuyo, fuiste mía. Tú serás del que te ame, 
del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.
Pablo Neruda

De los más ignotos secretos parajes de mi alma
En mis noches de agobio emerge tu recuerdo…
Convertida en canto de sirena llegas a mis playas,
Inmisericorde derruyendo las torres de mi fortaleza…

Y soy  arena que te abriga poniendo el mar en calma
Cobertor albo celeste para tu cuerpo allí dormido
Agua que en tus ojos llevarás cuando te vayas
Y quede sola mí naturaleza,  extrañando tu belleza…

Temblarán tus senos con el roce de mis labios
Y buscaré en el aire de tus copas los resabios
Para beber hasta la última gota de tu juventud.

La tersura de tu cuerpo  fruto de mis extravíos
En mis tibias manos dejó el blancor de sus avíos…
Y la luna llenó mí cara, de sonrisa y eterna gratitud.

Delalma
01/09/2012 11:18 p.m.



Lee todo en: Poema ...CON EL ROCE DE MIS LABIOS, de Delalma, en Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-194083#ixzz2AWm5kLP7


EL CORAZÓN DEL POETA






Estar muerto sería mejor, creo…
Porque al menos ya me encontraría
Si no en el purgatorio, en el mismo infierno
Pagando las condenas de mis acciones viles…

En cambio aquí sin ti
Ni cielo ni infierno me acontecen
Es vagar de cara al infinito
En busca de la estrella que ya no brilla mas.

Ya no disfruto de los copos de algodón
Taciturnos por el cielo, grises en su agonía
Aquellos mismos copos
Que sonrientes, por las tardes nos mojaban.

Pero te siento muy cerca de mí
En cada latido de mi corazón
En los hondos suspiros que exhala
Mi pecho compungido.

Cuéntame de tus andares
De tus ojos malagueños
De tu boca de frambuesa
Y de tu dulce mentón de cereza.

No te será difícil acercarte a mí
Total es como lo dijiste: tienes el amor
Tienes el poema y tienes al poeta;
Pero sobre todo tienes… ¡El corazón del poeta!

Delalma
28/08/2012 01:20:11 p.m.



Lee todo en: Poema EL CORAZÓN DEL POETA, de Delalma, en Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-193541#ixzz2AWkha4aj